Revestimientos con Monocapa

Caracteristicas y ventajas del mortero monocapa

 

Monocapa es un mortero modificado no tradicional que viene coloreado y se emplea como acabado final de fachadas, que a la vez proporciona protección a la misma frente al agua de lluvia.

La utilización del mortero monocapa en fachadas evita tener que pintar e hidrofugar la fachada, ya que éste hace las funciones de revoco, pintura e hidrofugante, y con su aplicación se consigue directamente el acabado deseado para la fachada.

 

Su formulación contiene además de los componentes habituales de un mortero tradicional (conglomerantes hidráulicos y arena especialmente seleccionada) el añadido de otros aditivos especiales tales como retenedores de agua, aireantes, hidrófugos de masa, fibras, áridos ligeros, resinas, pigmentos, etc..) que le confieren las propiedades especiales que le diferencian de los morteros tradicionales.

Se trata de un producto muy usado también en Europa, sobre todo en Francia. En España, la superficie aplicada de este material se cifra actualmente en más de 50 millones de metros cuadrados, realizados tanto en construcciones nuevas como en obras de rehabilitación de edificios antiguos, donde su adaptabilidad y fácil puesta en obra los convierten en materiales idóneos para ello, de fácil y rápida colocación, por aplicarse en una sóla operación, con lo que se consigue una alto rendimiento de la mano de obra y también un ahorro adicional por el menor tiempo de utilización de los andamios.

Con estos materiales se pueden construir unos efectos estéticos extraordinarios en la decoración de la fachada, cuando se elije acertadamente una combinación de colores y acabados en los distintos paños y elementos de la misma (molduras de ventanas, balcones, antepechos, impostas, etc..)


Algunas propiedades de este mortero:

 

• Impermeable al agua de lluvia.

• Permeable al vapor del agua, permitiendo que el soporte respire.

• Adherencia perfecta y continua sobre el soporte.

• Se aplica sin necesidad de enfoscar la obra, directamente sobre el cerramiento.

• No precisa mantenimiento.

• Buenas resistencias mecánicas.

• Aplicación tradicional, ya sea manual o mecánicamente, aconsejándose esta última.

• El efecto decorativo de la fachada se obtiene realizando despieces, mediante la colocación previa de junquillos.

 

Aplicaciones

 

Como revestimiento de fachadas, impermeabilizándolas y decorándolas. Se puede aplicar directamente sobre fábrica de ladrillo cerámico, enfoscados con dosificaciones 1:4 y textura o bloques de hormigón.

Sobre soportes de hormigón celular curado en autoclave se debe utilizar una primera capa de imprimación. Los soportes deben de presentar una superficie limpia de polvo, grasas, etc..

No debe de aplicarse sobre soportes con hidrofugantes superficiales, yesos, pinturas o revestimientos plásticos.

Acabado Raspado

 

Revestimiento monocapa continuo para el acabado decorativo de fachadas y su protección frente al agua de lluvia. Mortero monocapa modificado con el que se obtiene un acabado similar al de la piedra labrada raspando la superficie cuando empieza a endurecer.

Acabado Piedra Proyectada

 

Revestimiento monocapa continuo para acabado y protección frente al agua de lluvia en fachadas. Constituido por un mortero modificado, al que una vez aplicado y fresco, se le proyecta un árido de tamaño y color a elegir según el acabado deseado.

Acabado Fratasado

 

Su ejecución es similar a la de un revoco tradicional, aplicándose una primera capa de regularización y colocación de malla de fibra de vidrio en todas las zonas las zonas que lo requiera para posteriormente aplicar una segunda capa y finalizar fratasándola.
Las características de este tipo de aplicación están especialmente indicadas para acabados en medianeras, patios de luces, terrazas, sótanos, garajes, trasteros, vallas, muros, etc..

Acabado Rústico

 

Se aplicará una primera capa de mortero monocapa, con un espesor de 10mm. y se regleará mientras aún esté fresco. Se proyectará una segunda capa de producto depositando "gotas" sobre ella.

 

En función de la textura se subdivide:

 

• Acabado Tirolesa o Gota, si se dejan las crestas según han sido proyectadas.

• Acabado Gota chafada, si se aplasta con una talocha de plástico.