Rehabilitación y Restauración

¿Por qué rehabilitar?

 

Con el paso de los años, los edificios y las viviendas necesitan rehabilitaciones que mejoren la calidad de vida de sus usuarios y la durabilidad de la vivienda, bien mejorando su funcionalidad o modernizándola para que esté acorde con la estética o necesidades más actuales.
Muchos son los argumentos para renovar o rehabilitar nuestras viviendas, ya sean individuales o de una comunidad, pero frecuentemente son dos los motivos primordiales por los que un propietario o comunidad de vecinos se disponen a llevarlas a cabo:

 

• Motivos estéticos y de seguridad (suciedad, desconchones, desplome de elementos a la vía pública, prevención de accidentes, etc..)

• Razones funcionales (mala accesibilidad, goteras, instalaciones obsoletas o estropeadas)

• Mejora del confort de las viviendas. El deseo de tener una vivienda más funcional y más agradable para vivir, que nos proporciona mayor calidad de vida.

• El elevado coste de la vivienda de nueva construcción.

• La regulación de la rehabilitación y de la reforma por el nuevo Código Técnico de la Edificación.

• Las ayudas económicas que ofrece el Ministerio de la Vivienda para la rehabilitación de edificios y viviendas con más de 15 años de antigüedad.

• La existencia de modernos materiales y técnicas constructivas que agilizan la transformación.

• Por el ahorro energético.

• Por la responsabilidad social.


Reforma y Restauración

 

La rehabilitación incorpora dos pautas de actuación, una es la reforma y otra la restauración.

Con la restauración devolvemos al edificio o a la vivienda sus características iniciales, las cuales ha perdido con el paso del tiempo. Mediante la reforma se mejoran las prestaciones iniciales de la vivienda o edificio.

En edificios que por su ubicación, estética, o historia, se nos exige el máximo respeto a su decoración, siendo inevitable el picado total de la misma, disponemos de experiencia y medios para devolver al edificio la belleza con la que fue proyectado, respetando al máximo su decoración y diseño inicial.

Siempre y antes de comenzar una obra de reforma de fachada en mortero de cemento, estudiamos la posibilidad de aprovechamiento del mismo, ya que si se encuentra en óptimas condiciones de adherencia y dureza, existe la opción de no picar la fachada, en cuyo caso, preparamos las superficies adecuadamente para su posterior revestimiento.

Cualquier trabajo que conlleve el picado de materiales en fachada, es siempre un trabajo peligroso, es por ello que siempre damos mucha importancia a la protección y seguridad de la vía pública.


Rehabilitación exterior de fachadas:

 

• Regenerar, reponer y mejorar el aspecto exterior del edificio, devolviendo su funcionalidad y buen estado.

• Limpieza de parementos utilizando métodos vía húmeda, seca y especiales.

• Consolidación de elementos mediante productos químicos o sistemas mecánicos.

• Recuperación de formas y volúmenes con armaduras inoxidables y con morteros de restauración.

• Reproducción de elementos arquitectónicos mediante técnicas de moldeado y cantería.

• Protección de paramentos: tratamientos antipintadas, hidrofugación y fungicidas.

• Impermeabilizaciones y tratamientos antihumedad.

• Aplicación de todo tipo de revestimiento sobre fachada: monocapas, estucos, revocos, aplacados, pinturas, etc..

• Reparación y/o sustitución de todo tipo de cerramientos de fachada.

• Reparación y tratamiento de cubiertas.

 

Servicio de asesoramiento:

 

• Asesoramiento sobre ayudas y subvenciones.

• Informes periódicos sobre la información de la ejecución de las obras.

• Explicaciones técnicas sobre el funcionamiento de las soluciones adaptadas en proyecto.

• Asesoramiento de procedimientos administrativos de obras.